Araña de los Rincones;

en el dormitorio y en el baño
y en la casa todo el año...
 
 

El 90 % de las viviendas urbanas y el 30 de las rurales existe  presencia de Loxocelees laeta (araña del rincón) en Chile. Esto es por la elevada filantropía de la especie en el contexto de las condiciones de protección, alimento,  calor y humedad de las casas, asi como en otras dependencias, por lo que se le conoce como un artropodo endófilo.

La distribución de este arácnido en el territorio nacional se despliega desde la primera región hasta  la ciudad de Punta Arenas por migración pasiva en estructuras y en viviendas sin que se haya encontrado en el medio externo de acuerdo a lo señalado por la autoridad sanitaria de esa ciudad

La presencia de este arácnido es anual en las estructuras humanas, sin perjuicio de una mayor actividad en el semestre caliente del año calendario (Octubre-Marzo), en que la actividad de las mismas se amplía por la oportunidad de alimentación y  particularmente desde enero hasta Marzo por el inicio del ciclo reproductivo de la especie.

El calentamiento global que sufre el país asegura la dilatación de alta presencia de L. laeta en la perspectiva del recurso alimenticio  hasta Abril, por lo menos.

L. laeta es  un carnívoro (a) estricto que hace presas a partir de pequeños insectos (moscas, polillas, baratas, lepismas y coleópteros) que caza con fruición a través de se ligereza de movimiento y por trampeo con telaraña por parte de los juveniles.

En el tiempo de frio baja su actividad y pueden sostener un mes o más la falta de alimentación, pero no renuncian  en su actividad de caza. La movilidad  dentro de las dependencias humanas es particularmente de noche.

El ciclo reproductivo de la especie corresponde a reproducción sexuada, con dimorfismo sexual. La hembra coloca un promedio de 89 huevos  (con un rango 30-140 unidades) en una ooteca de telaraña que desde el nacimiento  las pequeñas arañas  utilizan como red de caza de insectos. El desarrollo de los juveniles es a través de 3 metamorfosis y de 9 a 12 mudas (exuvias) y alcanzan la madurez sexual en un total de 300 días (hembras) y 400 días (machos)

La longevidad vital de L. laeta es mayor en individuos sin contacto sexual y es mayor en la hembra que los machos. Lo sustancial es que la araña del rincón tiene posibilidades de actividad  sexual en las viviendas y en este contexto la hembra vive aproximadamente 1500 días y el macho 700 días lo que significa para la hembra 4 años de vida con tres ciclos de postura con 80 huevos promedio , o sea un potencial de 320 descendientes por hembra.

ACCIDENTE LOXOSCELICO: L. laeta es la araña más peligrosa en chile  (existen en nuestro país 3 especies venenosas y potencialmente mortales: L. laeta, Latrodectus mactans y Steatoda nobilis recientemente confirmada en Chile).

En Chile se reportan 450 casos de ataques anualmente y una letalidad promedio de 4 casos.

El grupo de L. laeta  comparte el género taxonómico con L. reclusa y L. rufescens, todas con peligrosidad pero ausentes en Chile.

El accidente loxoscelico se da en un alto porcentaje (90% o  más) en dos dependencias de la casa: dormitorio y baños, generalmente en el semestre caliente.

El ataque es una mordida inoculante accidental, (de un conjunto de TOXINAS  HEMOLITICAS Y NECROTIZANTES), por encuentro casual entre humanos y arañas. Este evento se da  por intrusión humana en el territorio de ésta y por desplazamiento nocturno desde refugio a zonas de caza de la L. laeta. No corresponde pensar que la araña es violenta y ofensiva. La realidad es que el accidente loxoscelico es un “accidente” de encuentro por no prevenir las condiciones y acciones que se cruzan en este contexto.

La araña tigre (Scytodes globula) se le ha querido dejar en la responsabilidad de combatir a L. laeta a la forma de control biológico. Desde el punto de vista eco sistémico la presencia de Scytodes globula revela  la alta presencia de la araña de los rincones y por tanto gran cantidad de otras especies presas de L. laeta.

Los seres humanos no podemos dejar esta responsabilidad a una araña cazadora de L. laeta, que en el 50 % de los encuentros tiene éxito y en el resto la araña de los rincones la domina y la vuelve su presa. El control  se deberá enfrentar de manera técnica, segura y constante en una minimización de factores biológicos en los lugares humanos.

Nuestra empresa ha desarrollado un protocolo específico anual  de control químico por via respiratoria, indicadores de presencia, control cultural familiar y aplicaciones focales en cuatro eventos anuales. Para más información llámenos a nuestros  números telefónica o envíenos sus dudas y preguntas.

 
 

Fuente: Boris Calderón R. Médico Veterinario, Gerente Técnico MIP

 
 
 
 

 

 
 
 
 
Ir Facebook